Neuropediatra en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué pasa si un electroencefalograma es anormal?

Un electroencefalograma mide y registra las señales eléctricas del cerebro. Durante un electroencefalograma un técnico coloca pequeños discos metálicos (electrodos) en el cuero cabelludo. Los electrodos se conectan a una máquina que brinda información sobre la actividad del cerebro. La actividad cerebral puede ayudar a diagnosticar y monitorear las condiciones que afectan el cerebro.

¿Por qué se realiza un electroencefalograma?

Generalmente, se solicita un electroencefalograma para verificar si hay actividad convulsiva relacionada con la epilepsia. Este estudio también puede ayudar a monitorear las condiciones de salud o descubrir qué está causando ciertos síntomas. Los especialistas también pueden utilizar el electroencefalograma durante una cirugía cerebral o para evaluar la actividad cerebral de alguien en coma. 

Por otro lado, pueden verificar el estado de las condiciones relacionadas con el cerebro, como:

  • Enfermedad de Alzheimer o demencia
  • Daño cerebral
  • Infecciones, incluida la encefalitis
  • Tumores

El electroencefalograma ayuda a diagnosticar las causas de síntomas como:

  • Confusión
  • Desmayo (síncope)
  • Pérdida de memoria
  • Convulsiones

¿Cómo funciona un electroencefalograma?

Los electrodos en el cuero cabelludo miden las señales eléctricas (impulsos) a medida que viajan entre las células cerebrales. Los electrodos son pequeños discos de metal que un técnico asegura al cuero cabelludo con pegamento removible.

Los electrodos se adhieren a los cables que detectan las señales nerviosas, que son impulsos eléctricos. Los electrodos envían información sobre las señales a una máquina de electroencefalograma. 

La máquina encefalograma registra los impulsos con líneas que muestran patrones de ondas cerebrales. El cerebro tiene patrones de ondas específicos cuando se está despierto y dormido. Si existe una convulsión, los patrones de onda cambian.

Chico conectado a un electroencefalograma

¿Cuáles son los usos del electroencefalograma?

Los electroencefalogramas se utilizan para diagnosticar convulsiones relacionadas con:

  • Tumores cerebrales
  • Daño cerebral por una lesión en la cabeza
  • Disfunción cerebral por diversas causas (encefalopatía)
  • Inflamación del cerebro (encefalitis)
  • Trastornos convulsivos, incluida la epilepsia
  • Trastornos del sueño
  • Evento cerebrovascular
  • También se puede usar un electroencefalograma para determinar si las convulsiones causaron un coma, si ya no hay actividad cerebral o para encontrar el nivel adecuado de anestesia para alguien en coma.

¿Qué esperar durante un electroencefalograma?

  • Configuración:

Un técnico medirá la cabeza y marcará las ubicaciones de los electrodos. Esto tomará alrededor de 30 minutos. El técnico frotará el cuero cabelludo para eliminar la grasa o la piel muerta y luego aplicará una pasta que ayudará a que los electrodos se adhieran al cuero cabelludo.

  • Hiperventilación:

Es posible que se le pida al paciente que respire rápida y profundamente durante unos minutos. Esto puede causar mareos leves u hormigueo, pero esas sensaciones pasarán rápidamente cuando vuelva a respirar normalmente.

  • Estimulación con luz:

Se puede colocar una luz intermitente frente a los ojos cerrados del paciente. Esto a menudo provoca la visualización de varios colores y patrones. 

¿Qué pasa si un electroencefalograma es anormal?

Es importante destacar que un anormal anormal por sí solo no proporciona un diagnóstico definitivo, sino que se utiliza como una herramienta complementaria en la evaluación clínica de una variedad de condiciones neurológicas. El significado clínico preciso de un electroencefalograma anormal dependerá de los síntomas y la historia médica del paciente, y será interpretado por un médico especializado en neurología o electrofisiología clínica. 

Si un electroencefalograma es anormal, los siguientes pasos típicamente implicarían:

1. Evaluación clínica detallada. El médico revisará detalladamente la historia clínica del paciente y sus síntomas actuales. Esto puede incluir preguntas sobre cualquier episodio neurológico previo, condiciones médicas subyacentes, medicamentos que esté tomando el paciente, historial familiar de trastornos neurológicos, etc.

2. Examen Neurológico. Sirve para evaluar la función cerebral, los reflejos, la fuerza muscular, la coordinación, la sensibilidad y otras funciones neurológicas.

3. Pruebas de Imagen. Una resonancia magnética (RM) o una tomografía computarizada (TC) para visualizar la estructura del cerebro y detectar cualquier anormalidad estructural.

4. Pruebas adicionales. Pueden ser necesarias otras pruebas complementarias, como análisis de sangre, punción lumbar, pruebas genéticas, etc.

5. Consulta especializada. En algunos casos, puede ser necesario derivar al paciente a un especialista en neurología o epileptología para una evaluación más especializada y un manejo específico del problema.

6. Tratamiento. Una vez que se haya identificado la causa subyacente de la anormalidad del electroencefalograma, se puede iniciar un tratamiento específico según sea necesario. Esto podría incluir medicamentos antiepilépticos, terapia física o ocupacional, cirugía, terapia cognitivo-conductual u otros tratamientos según el diagnóstico.

7. Seguimiento. Es importante realizar un seguimiento regular para monitorear la respuesta al tratamiento y ajustar el plan de manejo según sea necesario.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes