Neuropediatra en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Utilidad del electroencefalograma en el diagnóstico del TDAH

El electroencefalograma (EEG) es una herramienta valiosa en el diagnóstico y manejo del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Aunque no es una prueba diagnóstica definitiva por sí sola, el EEG puede proporcionar información útil sobre la actividad cerebral que puede complementar otros métodos de evaluación. Aquí se detallan las principales utilidades del EEG en el contexto del TDAH:

1. Evaluación de la Actividad Cerebral

El EEG mide la actividad eléctrica del cerebro a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo. En el caso del TDAH, se ha observado que ciertos patrones de ondas cerebrales pueden estar alterados. Por ejemplo, es común encontrar un aumento en la relación de ondas theta a beta en los niños con TDAH. Las ondas theta están asociadas con la somnolencia y la falta de atención, mientras que las ondas beta están relacionadas con la atención y la concentración. Este desequilibrio puede ser un indicador de TDAH.

2. Identificación de Subtipos de TDAH

El TDAH tiene varios subtipos, como el predominantemente inatento, el predominantemente hiperactivo-impulsivo y el combinado. El EEG puede ayudar a identificar diferencias en la actividad cerebral que son características de estos subtipos. Por ejemplo, se ha sugerido que los patrones de EEG pueden diferir entre los niños que presentan principalmente síntomas de inatención en comparación con aquellos que muestran más hiperactividad e impulsividad.

3. Monitorización del Tratamiento

El EEG puede ser utilizado para monitorear la eficacia del tratamiento del TDAH. Algunos estudios han mostrado cambios en los patrones de ondas cerebrales con el uso de medicamentos estimulantes, como el metilfenidato. Al observar estos cambios, los médicos pueden ajustar las dosis y evaluar la respuesta del paciente al tratamiento de manera más precisa.

4. Detección de Comorbilidades Neurológicas

El EEG puede ayudar a identificar la presencia de otros trastornos neurológicos que a veces coexisten con el TDAH, como la epilepsia. La detección temprana de estas comorbilidades es crucial para un tratamiento adecuado y para evitar confusiones en el diagnóstico y manejo del TDAH.

5. Apoyo en el Diagnóstico

Aunque el EEG no es una prueba de diagnóstico definitiva para el TDAH, puede ser una herramienta de apoyo importante cuando se utiliza junto con otras evaluaciones clínicas, entrevistas, cuestionarios y observaciones conductuales. Proporciona una perspectiva adicional que puede fortalecer el proceso diagnóstico.

El electroencefalograma es una herramienta útil en el diagnóstico y manejo del TDAH al proporcionar información sobre la actividad cerebral que puede complementar otras evaluaciones. Su uso puede ayudar a identificar patrones característicos del TDAH, monitorear la respuesta al tratamiento y detectar comorbilidades neurológicas, contribuyendo a un enfoque más integral y preciso en el cuidado de los pacientes con TDAH.

¿Qué síntomas presenta un niño con TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neuropsiquiátrico común en la infancia, caracterizado por un patrón persistente de inatención, hiperactividad e impulsividad. Los síntomas pueden variar según el subtipo de TDAH que presente el niño. A continuación se describen los síntomas más comunes asociados con cada uno de los tres subtipos principales de TDAH:

1. TDAH Predominantemente Inatento

Este subtipo se caracteriza principalmente por síntomas de inatención. Los niños con este subtipo pueden presentar:

  • Dificultad para mantener la atención en tareas o actividades recreativas.
  • Errores por descuido en trabajos escolares y otras actividades.
  • Problemas para seguir instrucciones y terminar tareas.
  • Dificultad para organizar tareas y actividades.
  • Evitar o mostrar desagrado hacia tareas que requieren esfuerzo mental sostenido, como la tarea escolar.
  • Pérdida frecuente de objetos necesarios para tareas y actividades (juguetes, tareas, libros, herramientas).
  • Fácilmente distraídos por estímulos externos.
  • Olvidos frecuentes en las actividades diarias.

2. TDAH Predominantemente Hiperactivo-Impulsivo

En este subtipo, los síntomas principales son la hiperactividad y la impulsividad. Los niños con este subtipo pueden mostrar:

  • Inquietud constante, moviéndose en el asiento o tamborileando con las manos o pies.
  • Dificultad para permanecer sentados en situaciones donde se espera que lo hagan (en la escuela, por ejemplo).
  • Correr o trepar en situaciones inapropiadas.
  • Dificultad para jugar o participar en actividades tranquilas.
  • Estar «en marcha» o actuar como si estuvieran «impulsados por un motor».
  • Hablar en exceso.
  • Responder precipitadamente antes de que se haya terminado de formular una pregunta.
  • Dificultad para esperar su turno en juegos o situaciones grupales.
  • Interrumpir o entrometerse en conversaciones o juegos de otros.

3. TDAH Combinado

Este subtipo incluye síntomas tanto de inatención como de hiperactividad-impulsividad. Los niños con TDAH combinado presentan una mezcla de los síntomas descritos en los dos subtipos anteriores.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes