Neuropediatra en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Escala de evaluación para la función visual infantil

Se puede definir como instrumento de ayuda para la valoración de los restos visuales encaminada a su aprovechamiento. 

Desde 1964, investigaciones ponían en evidencia que la eficiencia visual podía mejorar en niños afectados por una disminución severa de la visión mediante la planificación de una serie de actividades de estimulación visual; viniendo a demostrar que los principios del desarrollo visual son los mismos en presencia o no de una discapacidad visual.

¿De dónde nace el interés de usar la escala de evaluación para la función visual?

El interés por presentar La Escala de Eficiencia Visual surge, además, a juicio de los autores del presente trabajo de recopilación, por tres motivos fundamentales:

a)  Su utilidad durante años como material de valoración para la detección de problemas perceptivo-visuales de alumnos con baja visión (o sin ella, pero con otras dificultades cognitivas), al ser una prueba de fácil aplicación.

b)  La posibilidad de emisión de respuestas no orales en su aplicación, mediante señalización (gráfica o gestual), por lo que puede ser utilizada por personas con dificultades del habla o escritura manual.

¿En qué consta la escala de la eficiencia visual?

1)  Las “Directivas para la Administración de la Escala de Eficiencia Visual: Instrucciones Generales, Instrucciones específicas y Direcciones para la administración de ítem por ítem.

2)  El cuadernillo de aplicación de la “Escala de Eficiencia Visual”. Su presentación en formato PDF permite no sólo la impresión para su utilización en papel, sino también su aplicación desde la pantalla del ordenador.

3)  La “Hoja de anotaciones”, registro de las respuestas del alumno a cada uno de los ítems con una pequeña modificación respecto a su original, incluye la respuesta correcta a fin de sea contrastada directamente con la del alumno.

La Escala incluye ejercicios con material gráfico en blanco y negro, y ninguna prueba manipulativa. Está compuesta por 48 ítems que implican tareas de asociación y discriminación visual. La forma de respuesta puede ser gráfica (señalando con un instrumento grafomotor) o gestual (señalando con la mano u otra forma de señalización no verbal). Los ítems se agrupan en 4 secciones o grupos de habilidades visuales.

El objetivo no es valorar la agudeza visual sino observar el grado de desarrollo de otras capacidades perceptivo-visuales.

¿En qué personas puede aplicarse?

Estimamos que la escala puede ser aplicada a niños a partir de los 4 años, aunque la prueba completa exige un nivel de desarrollo de entre 6 y 7 años de edad, descartando la posibilidad de emplearla con niños muy pequeños.

Una posible adaptación para su aplicación, tanto en papel como en la pantalla del ordenador, consiste en presentar cada ejercicio individualmente, a modo de tarjetas rectangulares, lo que facilita la atención visual en casos de niños pequeños o con problemas de atención (a causa de sus problemas perceptivos, por problemas visuales u otras causas).

Instrucciones para realizar la evaluación

En esta escala debe realizarse como un juego a jugar si los niños son pequeños, si los niños tienen diez años de edad más debería instruírselos de que es una escala para mostrar cuán bien ellos pueden ver ciertas cosas.

Para la primera declaración, probablemente sea lo más apropiado trabajar con un niño a la vez, a pesar de que se pueden manejar dos o tres niños como grupo con períodos de evaluación.

La persona que administra la escala debería asegurarse que cada niño comprenda las instrucciones claramente para cada ítem (repita tantas veces como sea necesario). Debería permitírsele al niño que mire tanto tiempo como le parezca razonable (el maestro debería usar su propio juicio). Es de particular importancia que el maestro controle para ver que cada niño tiene su dedo en la fila correcta.

No deberá dársele ninguna indicación al niño, si su respuesta es correcta o no. Si él o ella preguntan, simplemente diga “está bien” o algo similar.

La escala está diseñada para que ningún niño con visión pobre pueda responder correctamente a todos los ítems, y es necesario que entienda que no se espera que responda a ítems que no puede ver.                    

¿En qué comprende cada sección de la escala?

SECCIÓN I 

Discriminación de: 

  • Formas geométricas
  • Contorno de objetos Intensidad claro-oscuro
  • Tamaño y posición.

 SECCIÓN II

  • Discriminación de tamaño.
  • Detalle de objeto y figura abstracta.
  • Posición espacial.
  • Constancia de contorno de imagen
  • Detalle de esquema y objetos.

 SECCIÓN III

  • Encaje visual.
  • Perspectiva espacial.
  • Discriminación de detalles en objetos y figuras abstractas

SECCIÓN IV

Discriminación de:

  • Tamaño
  • Posición
  • Secuencia y relación de los símbolos de letras y palabras
  • Grupos de símbolos.

¿Cuáles son los componentes de la Escala de evaluación para la función visual infantil?

La Escala de Evaluación para la Función Visual Infantil es una herramienta utilizada por los profesionales de la salud visual para evaluar distintos aspectos del desarrollo visual en niños. Esta escala consta de varios componentes diseñados para evaluar diferentes habilidades visuales y detectar posibles problemas que puedan afectar el desarrollo visual infantil. A continuación, se describen los principales componentes de esta escala:

  • Agudeza visual:

Este componente evalúa la capacidad del niño para distinguir detalles finos y objetos a diferentes distancias. Se pueden utilizar cartas de Snellen o de letras optotipos especiales adaptadas para niños, dependiendo de la edad y habilidades del niño.

  • Coordinación ojo-mano:

Evalúa la capacidad del niño para coordinar sus movimientos oculares con los movimientos de sus manos. Esto puede involucrar actividades como dibujar, recortar, ensartar cuentas o manipular objetos pequeños.

  • Reacción pupilar a la luz:

Se evalúa la respuesta de las pupilas del niño a la luz, lo cual puede indicar posibles problemas en la función de los nervios ópticos o del sistema visual en general.

  • Seguimiento visual:

Este componente evalúa la capacidad del niño para seguir objetos en movimiento con la mirada. Puede implicar seguir un objeto con los ojos mientras se mueve en diferentes direcciones o velocidades.

  • Visión de colores:

Evalúa la capacidad del niño para distinguir y reconocer diferentes colores. Se pueden utilizar diferentes pruebas, como la Carta de Ishihara, para evaluar la visión del color en los niños.

  • Visión binocular:

Se evalúa la capacidad del niño para usar ambos ojos juntos de manera coordinada para producir una sola imagen. Esto puede incluir pruebas de estereopsis para evaluar la percepción de la profundidad.

  • Visión periférica:

Evalúa la capacidad del niño para percibir objetos y movimiento en su campo visual periférico. Esto puede ser importante para detectar problemas como el estrabismo o la pérdida de visión periférica.

  • Visión nocturna:

Evalúa la capacidad del niño para ver en condiciones de poca luz. Esto puede ser importante para detectar posibles problemas de adaptación a la oscuridad o problemas de visión nocturna.

Estos son algunos de los componentes principales de la Escala de Evaluación para la Función Visual Infantil. Es importante tener en cuenta que la evaluación visual en niños puede variar dependiendo de la edad del niño, sus habilidades y las preocupaciones específicas que tenga el profesional de la salud visual. La detección temprana y el tratamiento adecuado de cualquier problema visual son fundamentales para garantizar un desarrollo visual saludable en la infancia. Siempre se recomienda que la evaluación visual sea realizada por un profesional capacitado en el cuidado de la visión infantil.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes