Neuropediatra en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Escala de Evaluación de Funcionamiento Infantil (C-GAS)

El funcionamiento infantil se refiere al conjunto de habilidades, capacidades y comportamientos que caracterizan el desarrollo y el desempeño de un niño en su vida diaria. Incluye una amplia gama de áreas, como el desarrollo físico, emocional, cognitivo y social, así como la capacidad del niño para adaptarse a diferentes situaciones y entornos.

El funcionamiento infantil abarca actividades cotidianas como:

  • Jugar
  • Aprender
  • Interactuar con otros niños y adultos
  • Expresar emociones
  • Resolver problemas
  • Satisfacer las necesidades básicas de cuidado y bienestar.

También implica la capacidad del niño para_

  • Enfrentar desafíos
  • Superar obstáculos en su entorno
  • Desarrollar relaciones significativas con los demás. 

El funcionamiento infantil se desarrolla de manera progresiva a lo largo de la infancia y la adolescencia, influenciado por una variedad de factores como:

  • La genética
  • El ambiente familiar
  • La calidad de las relaciones con los cuidadores,
  • Las experiencias de aprendizaje
  • El contexto social y cultural en el que se encuentra el niño.

¿Qué es la C-GAS?

La Escala de Evaluación de Funcionamiento Infantil, comúnmente conocida como C-GAS (Children’s Global Assessment Scale), es una herramienta crucial en el ámbito de la salud mental infantil y adolescente.

Esta escala proporciona una medida estandarizada para evaluar el funcionamiento global de niños y adolescentes, lo que ayuda a los profesionales de la salud a comprender mejor las necesidades de sus pacientes y a diseñar un tratamiento adecuado.

Se basa en una evaluación clínica exhaustiva realizada por profesionales de la salud mental y tiene en cuenta diversos aspectos del comportamiento, las interacciones sociales, la adaptabilidad y la competencia del paciente. 

La evaluación con la C-GAS implica la observación cuidadosa del paciente en diferentes contextos, así como la recopilación de información relevante de padres, maestros u otros cuidadores. El profesional de la salud mental asigna una puntuación en una escala del 1 al 100, donde cada punto refleja un nivel específico de funcionamiento.

La puntuación en la C-GAS se divide en rangos que representan diferentes niveles de funcionamiento. Por ejemplo, una puntuación en el rango de 91-100 indica un funcionamiento excelente, mientras que una puntuación en el rango de 1-10 sugiere un funcionamiento extremadamente deficiente.

¿Cómo se realiza la evaluación con la C-GAS?

La evaluación con la C-GAS implica un proceso detallado y meticuloso llevado a cabo por un profesional de la salud mental, como un neuropsicólogo, especializado en el tratamiento de niños y adolescentes. Este proceso puede incluir:

  • Entrevistas con el paciente y su familia
  • Observaciones directas del comportamiento del paciente en diferentes entornos
  • La recopilación de información de fuentes adicionales como maestros o cuidadores. 

Durante la evaluación, el neuropsicólogo evaluará una serie de áreas clave del funcionamiento del paciente, incluyendo:

  • Su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas
  • Su participación en actividades escolares y sociales
  • Su habilidad para manejar el estrés y adaptarse a los cambios
  • Entre otros aspectos relevantes para su bienestar psicológico y social.

¿Cuál es la interpretación de la puntuación de C-GAS?

Es importante comprender que la puntuación obtenida en la C-GAS no solo refleja la presencia o ausencia de un trastorno psicológico específico, sino que proporciona una visión global del funcionamiento del paciente en su vida diaria. Por lo tanto, una puntuación baja en la C-GAS puede indicar la presencia de dificultades significativas en varias áreas de la vida del paciente, lo que puede requerir una intervención terapéutica más intensiva y multidisciplinaria.

Por otro lado, una puntuación alta en la C-GAS sugiere un buen funcionamiento global del paciente, con habilidades adaptativas sólidas y una capacidad satisfactoria para manejar las demandas de su entorno. Sin embargo, incluso en casos de puntuaciones altas, es importante tener en cuenta las necesidades individuales del paciente y proporcionar apoyo continuo según sea necesario.

¿Cuáles son las aplicaciones clínicas de la puntuación de C-GAS?

La C-GAS se utiliza en una variedad de contextos clínicos, incluyendo la evaluación inicial de pacientes, la planificación del tratamiento, la monitorización del progreso a lo largo del tiempo y la evaluación del resultado del tratamiento. Esta escala proporciona una medida objetiva y estandarizada del funcionamiento del paciente, lo que facilita la comunicación entre profesionales de la salud y ayuda a garantizar una atención integral y coordinada.

Además, la C-GAS puede ser útil en la identificación de áreas específicas de intervención y en la formulación de objetivos terapéuticos individualizados para cada paciente. Al tener en cuenta las fortalezas y debilidades del paciente en múltiples áreas de su vida, los profesionales pueden diseñar intervenciones más efectivas y centradas en las necesidades del paciente.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes