Neuropediatra en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Aplicaciones de la fotoestimulación en neuropediatría

En el vasto campo de la neuropediatría, la fotoestimulación ha emergido como una herramienta para el diagnóstico de trastornos neurológicos, especialmente en la detección y manejo de la epilepsia en niños.

La epilepsia, un trastorno neurológico crónico caracterizado por convulsiones recurrentes, afecta a una parte significativa de la población pediátrica en todo el mundo. En este contexto, comprender las aplicaciones de la fotoestimulación en neuropediatría es fundamental para mejorar la atención médica y la calidad de vida de los niños con epilepsia.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es un trastorno cerebral que se caracteriza por la presencia de actividad eléctrica cerebral anormal que puede manifestarse de diversas formas, desde una breve desconexión con el medio hasta movimientos involuntarios en todo el cuerpo con pérdida de conciencia.

En los niños, la epilepsia puede presentarse debido a una variedad de causas, que van desde factores genéticos hasta lesiones cerebrales adquiridas durante el parto (como falta de oxígeno al nacer) o más adelante en la vida (infección del sistema nervioso, lesiones traumáticas craneoencefálicas). Estos son algunos de los ejemplos de las causas de epilepsia en niños:

  • Crisis febriles:

Son convulsiones que ocurren en niños debido a fiebres altas, comúnmente entre los 6 meses y los 5 años de edad. A menudo son benignas y no requieren tratamiento a largo plazo. La mayoría desaparece en la vida adulta.

  • Crisis de ausencia:

Se caracterizan por episodios breves de pérdida de conciencia, donde el niño parece desconectarse momentáneamente de su entorno por aproximadamente 10 segundos. Pueden confundirse con distracciones simples y pueden afectar el rendimiento escolar si no se diagnostican y tratan adecuadamente.

  • Epilepsia mioclónica juvenil:

Es un tipo de epilepsia hereditaria que se manifiesta con sacudidas musculares repentinas, principalmente en brazos y hombros, a menudo durante la adolescencia.

  • Síndrome de West:

Se caracteriza por espasmos infantiles, que son movimientos musculares bruscos y repentinos, asociados con un patrón específico de actividad cerebral en el electroencefalograma (EEG). Puede estar asociado con retraso en el desarrollo y requiere intervención médica temprana para mejorar el pronóstico.

  • Síndrome de Lennox-Gastaut:

Es un trastorno epileptiforme en niños que se caracteriza por múltiples tipos de convulsiones, retraso en el desarrollo intelectual y cambios en el EEG. Es difícil de tratar y puede requerir una combinación de medicamentos antiepilépticos y terapias complementarias.

Chico conectado a un electroencefalograma

¿Qué es el electroencefalograma (EEG)?

El electroencefalograma es una prueba no invasiva utilizada para evaluar la actividad eléctrica del cerebro. Durante un EEG, se colocan electrodos en el cuero cabelludo del paciente para registrar la actividad eléctrica cerebral en forma de ondas por aproximadamente 20 minutos. Esta prueba es valiosa en el diagnóstico y manejo de trastornos neurológicos, principalmente la epilepsia, ya que puede proporcionar información crucial sobre la forma de la actividad eléctrica anormal en el cerebro.

Aplicaciones de la fotoestimulación en el EEG

La fotoestimulación es una técnica que implica la presentación de estímulos visuales intermitentes durante un EEG para evaluar la susceptibilidad a las convulsiones inducidas por la luz. Esta técnica se utiliza especialmente en el contexto de la epilepsia fotosensible, un tipo de epilepsia en el que las convulsiones son desencadenadas por estímulos visuales específicos, como luces intermitentes o patrones geométricos.

La fotoestimulación se realiza mediante la proyección de una luz intermitente a una frecuencia específica sobre la pantalla mientras se registra el EEG del paciente. Si el paciente es fotosensible, es decir, susceptible a las convulsiones inducidas por la luz, el EEG mostrará actividad eléctrica anormal en respuesta a la fotoestimulación. Este patrón anormal de actividad eléctrica puede ser indicativo de epilepsia fotosensible u otros tipos de epilepsia y puede ayudar en el diagnóstico diferencial de la epilepsia en niños.

La fotoestimulación emerge como una técnica valiosa en el diagnóstico de la epilepsia en niños dentro del campo de la neuropediatría. Al proporcionar información crucial sobre la susceptibilidad a las convulsiones inducidas por la luz, la fotoestimulación puede ayudar en el diagnóstico diferencial de la epilepsia y guiar el manejo clínico de los pacientes pediátricos afectados. Además, las aplicaciones terapéuticas potenciales de la fotoestimulación en el tratamiento de la epilepsia fotosensible ofrecen nuevas perspectivas en la atención integral de los niños con trastornos neurológicos.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes